Volver a explicar todo # 10 – MCM: No pero SI, SI pero No

Franceschi en las redes

Alberto Franceschi G
7 de Mayo 2015

Admito la dificultad de referirme a una personalidad de las muy pocas que respeto y mucho entre aquellos que hacen vida en la política venezolana, me refiero a María Corina Machado, sobre todo con motivo a poner en tela de juicio, en este artículo, su actual posición asociada a la MUD y a su propuesta electoral, que para ella se hizo necesaria y hasta irrenunciable, desde que dejó aquella muy útil ONG, SUMATE, que Chávez odiaba por desmontar siempre la mentira oficial sobre su pestilente sistema electoral.

MCM prefirió, en el límite de su tolerancia ética, acompañar a la franja más que importante de nuestros ciudadanos, que prefieren seguir creyendo que es posible lograr un cambio en Venezuela, a partir del uso de los espacios de libertades retaceadas y en particular del espacio electoral.

Confieso, para abreviar, que esa fue exactamente la misma posición de muchos que optamos, en años pasados, por apoyar el uso de esos escenarios.
La diferencia es que MCM sigue insistiendo que es casi obligatorio ejercer el derecho a ser sodomizados por el régimen, que nos somete a la consabida declaración final de la Tibi, el día de escrutinios que declara ganador a los candidatos de la dictadura.

Aclaremos rápido para no desatar falsas peroratas, anti o pro, abstencionistas, que admito sin ningún margen de dudas, que cada cual está en su derecho, de participar o no, en cualquier evento electoral por las más diversas razones encontradas y hasta contradictorias con el sentido común.
Más aún me opondría a quienes objeten ese derecho a personas como MCM que ejerció la diputación con gallardía frente al despotismo y que Diosdado canceló manu-militari cuando MCM “se pasó” del límite tolerable, con aquello de ir a la OEA a denunciar las pestilencia del régimen de hampones rojos.

Y entramos entonces en el fondo de la materia: MCM descubrió, y ese es su mérito, todos los límites de la estafa institucional en la representación legislativa ante los cuales asumió los riesgos.
El gobierno ha mandado incluso a maltratarla y MCM sabe que apenas evalúe el régimen las condiciones extremas de sus propios riesgos, ella tendrá en agenda su encarcelamiento e incluso matarla, con el consabido y manoseado recurso del hampa carente de límites.

La acusación más fácil del político electorero MUD legalista, cohabitante con la dictadura, contra quienes nos permitimos desmontar sus argumentaciones falaces, es el chantaje de: “es muy fácil desde Miami andar criticando, véngase para aquí y arriesgue igual que nosotros” y por cierto no es MCM la que pueda decir esa idiotez, por demasiadas razones, siendo la principal: que es también un derecho no ser un preso de Diosdado o Maduro o ser víctima de una bala perdida de un hampón, que si sabe contra cual blanco dispara y de eso si puedo hablar y mucho, solo que nunca hice alharacas.

Donde ya uno deja de entender a MCM es cuando, usando ella el argumento de buscar TODAS las voluntades posibles para la resistencia a las imposiciones del régimen, aboga por ejemplo por el derecho a elegir opositores a curules del “burdel de Diosdado”, de donde fue precisamente echada de la forma más atrabiliaria posible, que significó para muchos como yo, llegar a la definitiva conclusión que a esa bosta de poder “legislativo” no puede volverse, sino con una orden explicita de disolución y apresamiento de todo el malandraje rojo que anida allí, o “por ahora” en plan de cómplices del “método Diosdado” de concebir los derechos de los representantes llevados allí por el voto opositor.

Creo con sincero afecto por MCM que ella, en la búsqueda de ser la mejor, por no decir la UNICA representante de la oposición legal, que lleva en libertad la pesada carga de hablar y actuar en el extremo de los límites que tolera la dictadura, ha terminado creyendo sus propias fantasías de convertirse en una adalid de derechos perdidos hace rato y nosotros creemos que no pueden ser recuperados mediante la socorrida reincidencia en querer volver, o mandar a otros de mucho menor calidad que ella, a ese “chiquero de Diosdado”, donde por cierto se revuelca gustoso entre sus pestilencias su abochornante suplente, el cerdito gordito ese que Diosdado compró por 4 reales.

Vender la ilusión, como lo hace MCM sobre que “vamos a ganar las elecciones” es sencillamente mentir. Y si bien es cierto que se considera muchas veces útil mentir piadosamente en política y no andar de Casandra o propalador de “malas ondas”, no es menos cierto que quien escoja este camino, de forma tan decididamente contraria al sentido común, termina sin distinguir lo verdadero de lo falso, quedando prisionera de las reglas de ellos.
Porque ellos, MCM, si son coherentes y a veces van hasta las últimas consecuencias de su práctica política, con su mejor imagen, la de tu cerdito suplente, del cohabitacionista que impertérrito se justifica a si mismo día a día, con el argumento que no puede dejarse sola la gente, que “no pueden cederse los espacios conquistados” y que deben sacrificar muchos de sus puntos de vista que en privado expresan su repulsión al régimen, pero que cuando se les objetiva, nadie puede distinguirles de los de un fiel servidor del decorado de la propia dictadura.

¿Te convertirás también, contra tus convicciones e intenciones, en parte de ese decorado, querida MCM?

Tú quieres ser candidata y presidente: magnifico. Otro de menor estirpe que la tuya resolvió ser preso y victimizado del régimen, para buscar el mismo objetivo.
Como habrás notado demasiado dinero y grandes intereses quieren empaquetárnoslo como el lógico mesías y mártir, que debe alcanzar el solio presidencial, apenas salgamos de esta pesadilla. Creo que ni el mismo sabe en qué tipo de inviabilidades se ha metido.

Otro, ya desclasado, malbarató TODAS las posibilidades de serlo, al convertirse en un embaucador, en extremo acobardado frente a los desafíos que sobrepasaron sus débiles quilates, por la sencilla razón que su “liderazgo”, conquistado a punta de billetes de la boli-burguesía, contra quienes nuestro electorado ampliamente mayoritario le puso frente a frente del deber de comandar una insurrección civil y él solo estaba preparado para decir lugares comunes en mítines y ruedas de prensa repitiendo obviedades.

Creo que MCM perdonará que no sea del rebaño que me limite a cantarle loas a los que fueron escogidos por poderes mediáticos, para representar nuestros supuestos anhelos y me toca el papel de aguafiestas por ser quien intente develar los verdaderos intereses que pugnan en la parte oculta del escenario.

Veamos tras el telón. Ledezma es el sempiterno aspirante a devolverle algún brillo y provenir a las viejas clientelas partidistas de la Cuarta, de la que fue prominente beneficiario en las altas esferas, teniendo la mala suerte que los caudillos acabaron con el régimen democrático, antes que él pudiera llegar a la máxima cúspide. Que Ledezma se haya convertido en la imagen viva de “lo tolerado” como Alcalde Mayor, con funciones descuartizadas por la vorágine roja que se robó todo su espacio, dejándole solo algunos muebles para sobrevivir en la nimiedad de lo pomposo del cargo, demuestra que él solo pudo llenarla de nuevas vaciedades. Ahora le devolvieron a su casa tras haberlo metido preso sin haber contado el gobierno con el alboroto que se armaría en la opinión internacional, que solo sabe que es Alcalde de Caracas, desconociendo que es solo decorativo. Pero suerte para él, lo sacaron al darse cuenta que la brutalidad de mantenerlo encarcelado era de un alto costo político para los déspotas.

Al representar MCM a la vieja burguesía industrial y financiera que hizo el grueso de sus capitales sin el dolo y “guiso” masivo, propio ahora de los nuevos prospectos contra quienes incluso manifiestan su indignación,lleva a nuestra digna MCM a caminar por la cornisa de ser la expresión política de los pocos grandes empresarios, sobre los que se reedificará el capitalismo como sistema sin discusión ni retaceos estatistas, para lograr el desarrollo futuro y la salida de las privaciones inenarrables que deja el populismo ramplón que debe ser expulsado del poder apenas podamos.

Es cierto que los prostituidos billonarios “bolichicos” son envidiados en secreto por sus colosales fortunas, pero no les perdonan que a veces llevan apellidos honorables, ahora mancillados. Los bolichicos son parte del paisaje político de la oposición electorera, pero MCM no es de ese combo.

Así no lo quiera, MCM solo se expresa con la lógica de alto riesgo pero prudente de sus mecenas. Son aquellos que no tienen más alternativa que la de defender sus empresas y deben evitar la confrontación. Están casi obligados a vivir bajo las reglas… están legítimamente indignados pero deben mantenerse en el juego, incluidas las electorales y las habituales demandas –cada vez más raras por cierto dada la evidencia de su inutilidad–ante el otro chiquero del régimen, su Tribunal Supremo, de hampones prevaricadores de oficio.

Siendo Henrique Capriles el genuino representante del grueso de la boli-burguesía guisadora, en su vertiente no oficialista, sino oficiosa, es decir no de los CADIVEROS depravados, sino de los vergonzantes, sin embargo absolutamente integrados con su régimen, es de esperarse que siempre tenga conductas como la notable del 17 de abril de 2013, cuando embaucó a más de 8 millones de electores, mandándolos a oír salsa a sus casas, cuando ellos le habían dado el mandato, en mala hora, de ser presidente, porque ese, ya no tan joven líder sifrino, de acceso a un sector popular significativo, fabricado mediáticamente a punta de marketing muy caro, logró representar la gran mayoría nacional, a la cual frustró con su vuelo gallináceo inolvidable e imperdonable a jamás.

Por ultimo estoy obligado a mencionar a Leopoldo y lo hago a regañadientes dado el hecho de ser él una gran personalidad pública y comprenderán mis lectores que no me anima en absoluto ninguna mezquindad, para juzgar sus actos, sin que ello me impida sumarme con todas las fuerzas a la exigencia de su libertad, como un reclamo contra los déspotas que lo tienen tras la rejas.
Nunca puedo olvidarme de insistir que la lógica del cohabitacionista lo condena a pagar un precio demasiado alto para conservar el clientelismo que le es consustancial… el viraje de VP para conservar la Alcaldía de San Cristóbal en “la familia” le sacó de las barricadas, hasta el trasfondo de la negociación Miraflorina que las desmantelaba, siempre en tributo a la justa causa electoral de “conservar los espacios” aunque haya que recoger firmas por una constituyente mientras tanto, para disimular.

Hay 60 o más presos políticos en Venezuela, muchos de ellos antes y ahora apaleados y torturados, pero son ANONIMOS, porque TODOS los recursos mediáticos disponibles a nivel nacional e internacional, en el tema de los derechos humanos violados en Venezuela, lo ocupa el preso casi único, el renombrado, siguiendo la costumbre mundial de fabricar leyendas.

EL lobby empresarial y de clanes políticos de los distintos países de América Latina, Europa y USA ha hecho un excelente trabajo de promoción de la causa de L.L. tanto es así que ya no provoca ni sumar nuestra modesta voz a la portentosa campaña por EL PRESO venezolano.
Cuando personas como yo le twitteábamos en los primeros días de febrero de 2014 “NO TE ENTREGUES Leopoldo”, me imagino que él pensaba: “este no entiende nada, sobre que mi plan pasa por ser encarcelado, para elevarme al altar de los mesías y envainar al Caprilito que se me convirtió en un tapón a mis aspiraciones de redentor venezolano”.
Y debo admitir que L.L. tenía razón: ganó SU PLAN que era convertirse en esa figura ya mítica, más allá de la simple condición de humanos comunes que son los otros presos, porque a L.L. lo quieren transformar en Mandela y no pueden haber varios Mandela.
Así de mezquina es toda esta campaña con bombos y platillos a nivel mundial, que incluye un poderoso lobby, montado por un plutócrata de visión GLOBAL, que quiere ver a su ahijado convertido en lo que él no alcanzaría jamás. Demás está decir que a MCM le han dicho muchos de sus sponsors: “ahora es el chance de LL, tienes que esperarte”.

Esto les parecerá una fábula, pero les ruego crean, que es así como imaginan la política el grueso de nuestra inculta e improvisada elite empresarial, en plena decadencia.
Marketing más marketing, imágenes mediáticas, mitos, más mitos, conveniencias y desde hace 15 años promover sus pimpollos genéticos, los hijos de los amos del Valle o los arrimados que quisieron y no pudieron serlo.

Su lógica es implacable, “solo podemos, se dicen, confiar en los nuestros, aunque sean los “recogiditos” los hijos de la doméstica, pero que los conozcamos de cerca, como aquellos que compraron mansiones cercanas a las nuestras o en sur costero de Florida, con plata mal habida”. Porque es un hecho que en la élite resolvieron no volver a confiar en advenedizos de los partidos, tampoco en chafarotes militares, una vez que Chávez les salió muy caro y malagradecido, después de haberle ellos entregado su alma y recursos al déspota barinés.
Llevar de nuevo a los venezolanos al matadero electoral del régimen dejó de tener sentido después de la capitulación de la MUD y Capriles ante la truculenta sucesión y elección de Maduro. Quizá siempre fue una idiotez llamar a votar y a confiar en dirigentes que apenas son secuaces del régimen, constituidos en pata democrática de este despotismo delincuencial.
MCM dice que vamos a ganar, YA ESTA en campaña en medio de la hecatombe económica y de del caos del estado, que revienta la economía, la moneda y cuando estalla la corrupción masiva y la depredación de miles de vidas por el hampa desenfrenada, solo se les ocurre llevarnos al único escenario que entretiene al gobierno y a sus asociados cohabitadores de la MUD y sus satélites entre los cuales para nuestra profunda tristeza encontramos a MCM.

En otra ocasión volveremos sobre estos enfoques de lo que está detrás de la maldición gitana de la política venezolana: El “guiso” y los chantajes de este régimen rojo de los bribones, que controla los límites del liderazgo opositor y a través de ellos impone la temática e ideología de quienes recaban, en grandes mayorías, la confianza para soñar con aspiraciones y anhelos y hasta con la quimera de volver de los emigrados, porque creen que la salida será pacífica y electoral y me temo que más bien deberán prepararse para una etapa de grandes desgarramientos, antes de finalmente poder volver con sus muchos talentos para ayudar en la reconstrucción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *