El de Maduro si es un Gobiernito

Franceschi en las redes

 

Alberto Franceschi G.

Polemizando con quienes  llamamos a su gestión “gobiernito”, el  vice de facto Nicolás  refutó ayer en la Asamblea Nacional  ese calificativo. Me imagino que  para darse fuerzas  y convencerse el mismo y a los conmilitones de su fracción,  que él está firmemente empotrado en  el  poder,  lo cual dudan hasta sus oyentes de las fracciones contrarias del propio PSUV ,  resignados a su transitorio protagonismo,  por  haber sido el pupilo beneficiario del  dedazo del déspota,  antes de desaparecer de la escena  el  8 de diciembre pasado.

No quiero echar leña al fuego pero  este es también un  gobiernito de la MUD,  por cuanto lo sostiene  o por lo menos  el señor Capriles a quien Datanalisis ya confirmó como  el líder para la derrota que reconocerán,  a manos  del “impoluto”  CNE  y su sistema electoral fraudulento.

Es curioso ese “lapsus”  del  vice de facto, porque nadie que  se sienta fuerte andan desmintiendo que es débil,  a no ser que  quienes le rodean  ya  le abrumen  con  insinuaciones  sobre  lo que hemos detectado  desde  esta  lado de la barricada:  que el país está al garete, que mientras  el poder se base en transiciones tramposas es sencillamente ilegitimo  y que NADIE que  use  el poder por delegación sospechosa  y  menos que menos de un jefe de  Estado enfermo terminal,  del  que no consta fe de vida,  por más que griten Maduro y sus  huestes pagadas  para tal efecto,  puede  impresionar  a nadie con sus poses  autoritarias y menos si sabemos que le sobran contradictores dentro de la propia cúpula del  poder esmirriado  y al  borde del abismo.

Quizá en cuestión de horas,  ya por fin se resignarán a anunciar lo que todos sabemos, que nos han mentido y que  el poder ejecutivo  recibirá el sacudón de la admisión de la muerte de  quien les dio hasta el último halo de legalidad, aunque fuese  truculenta a través del TSJ, y que  buscarán con funerales de semanas  y  con el ferviente apoyo de la MUD,   generar  la ficción de gobernabilidad  que  les mantiene por  inercia a la cabeza del  Estado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *