Señores Oficiales Militares Es Con Ustedes. Sentido Comun #139

Franceschi en las redes

5 comments

  1. Carlos Calvas dice:

    Excelente comentario siga adelante amigo en Ecuador también luchamos por recuperar las libertades

  2. Stella Pérez dice:

    Totalmente de acuerdo con su opinión.
    #SIGUENOTERINDAS #LALUCHACONTINUA
    #OBJETIVOCAIDADELNARCOREGIMENCASTROMADURISTA.
    #FALTAPOCO

  3. Alirio Segovia dice:

    Srs. El gobierno no sirve para nada, la asamblea y los diputados tampoco, los militares no inspiran confianza a los ciudadanos. despotricar y acusar a todo, absolutamente a todo sin plantear nada, Sr Franceschi cual es su planteamiento? que hacer con todo esto? ¿la vía armada para desangrar al país? o que?. Protestar y acusar o meter a todo el mundo en el saco de lo inservible según su punto de vista, no logro entender para que o por que y menos desde la comodidad exterior donde esta usted sin arriesgar nada cuando bien o mal con o sin errores muchos están aquí haciendo lo que se puede poniendo en peligro la libertad y la vida. En Venezuela tenemos un gobierno cívico-militar desde hace casi dos décadas demostrando con hechos que esa es la peor opción.

  4. Luis camacho dice:

    Los países están conformados por todos sus conciudadanos(sociedad),que luchan juntos para su desarrollo y prosperidad.En Venezuela existen dos Sociedades, la Civil carente de Derechos pero con deveres, y la militar con Derecho,armada,protegida e intocable que vive su mundo colmado de privilegios sin Deveres.

  5. Azael Valero Angulo dice:

    Excelente este audio. Pero no se trataría de una unión cívica – militar, porque ambas son incompatibles, según Bolívar. Simplemente una unión entre civiles y militares que amen lo que antes era la sociedad con la cual nació Venezuela, como una nación civilizada al nivel de las naciones civilizadas democráticas europeas. Incluso, la Iglesia con sus intelectuales formó parte para la construcción de esa sociedad; sin tener que temer de ella porque “aunque la Iglesia goza de influencia, decía el Libertador, está lejos de aspirar al dominio, satisfecha goza con su conservación”.Efectivamente, las recomendaciones propias, legítimas y justas se han llevado al seno de la AN. Por tales motivos, se impone en estos momentos, la misma causa y el mismo ideal desde el comienzo mismo de nuestra Independencia: la Libertad y la Causa de la Humanidad. Este fue el ideal y debe seguir siendo, del Ejército Libertador. Ahora bien, ¿Quiénes se encargaron de la construcción de esa Sociedad decente, culta y civilizada para nuestra querida Venezuela? Pues los mejores hombres de la Sociedad, Hombres decentes, cultos, virtuosos y talentosos fueron quienes se convirtieron en representantes del Pueblo Constituyente. Sucedió esto, primero en Angostura con el Congreso Constituyente; segundo, en Colombia con el Congreso Constituyente, llamado por Bolívar como “Admirable” en 1830; tercero en Valencia con el Congreso Constituyente en el mismo año y en armonía con el mismo Congreso Admirable; cuarto con el Congreso Constituyente, también en Valencia, en 1858. Para la Constitución de 1961, no fue tan constituyente el Congreso, y menos aún lo fue para el año 1999, el cual, si bien es cierto que participó todo el Pueblo de Venezuela, también es cierto que sus representantes no fueron los mejores hombres del momento, sino todo lo contrario, guapetones de barrio, guerrilleros algunos, otros nacidos de la sociedad corrompida, y muy pocos decentes y virtuosos. Pienso que esa Constituyente dio al traste con la República, precisamente por no estar compuesta de los mejores hombres de la sociedad. Quienes estaban allí en su mayoría, tenían el deseo de venganza y con un “veneno oculto”, el de la usurpación a través del engaño y de la fuerza.
    Ahora, en este siglo XXI, con todas las experiencias dañinas y descubiertas demasiado tarde, incluyendo la tergiversación de nuestra gloriosa historia, tenemos, como lo dice Franceschi, de conformar con los mejores civiles y con los mejores militares y, yo opino que también la Iglesia Católica (únicamente que para el proceso constituyente), de conformar nuevamente la sociedad decente, culta, y civilizada para nuestra querida Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *